Encontrando el regalo en la enfermedad, la adversidad y la espiritualidad, por linda dierks

Creciendo a traves de la adversidad

growing in adversity

No quisiéramos todos que nuestras vidas transcurrieran sin un solo sobresalto… sin un golpe? Nos gustaría vivir la vida como cuento de hadas, pero eso nos costaría perder esos atesorables enredos que, en retrospección, nos trajeron las recompensas más significativas – los regalos que encontramos cuando nos elevamos por encima de los obstáculos y obtenemos un mayor entendimiento.

Yo hablo de aquellos días como “la edad de las tinieblas.” Mis tragedias llegaron en oleadas, y la mujer que una vez lo tuvo todo se enfrentó a una vida fuera de la realidad girando sin control: primero mi trabajo, luego mi relación, una larga enfermedad seguida por cáncer del seno, el colapso total en forma de trastorno de estrés post-traumático.

Después de cada episodio me esforcé por mantenerme firme, sólo para ser aplastada por otra oleada. La resaca de la depresión consumió mis habilidades para resolver dificultades. Incapaz de trabajar, perdí todo mi dinero y, lo más valioso de todo, perdí mi identidad. Mi vida estaba sin aliento.

Por años mi existencia cotidiana fue un laberinto inmanejable de malestares, fatiga crónica, depresión, insomnio, niebla en el cerebro y la soledad del aislamiento, Los especialistas médicos en tres estados se vieron bloqueados.

Agoté todas las opciones y me vi obligada a admitir que mi enfermedad estaba fuera del alcance de los remedios conocidos.

Mi pulso se aceleró con el reconocimiento de que pasaría el resto de mis días discapacitada y dependiente de la asistencia pública si no podía salir sola de este agujero. Así es que solté la cuerda y caí en lo desconocido.

QUITANDO TODAS LAS CAPAS

Me lancé sin saber qué encontraría pero con la determinación de revolver piedra por piedra hasta que lo encontrara. Desnudé mi ser entero, pedí ayuda a un poder superior y me encontré en paz con una presencia más elevada, tranquilizándose, guiándome, manteniendo mi curso a través de un territorio extraño. Los puntos quedaron conectados como por arte de magia, con sincronicidad misteriosa.

Y la marea empezó a cambiar. El poder que había cedido a otros, a los interminables procedimientos mecánicos y opiniones médicas estaba de vuelta en mis manos. Mi propósito era mi pasión y la búsqueda fue mi regreso al poder.
El valor y la iniciativa que me habían caracterizado toda la vida me fueron muy útiles. Aprendí varias modalidades alternativas de sanación y estudié filosofías avanzadas de bienestar y administración mental.

Pelando todas las capas, encontré un tema consistente de energía y mi curiosidad se incendió. Devoré libros de física cuántica, aprendiendo la mecánica energética de nuestro universo y lo más importante, que la energía de mis propios pensamientos podía influenciar estas funciones mecánicas. Descubrí el puente entre la ciencia y el poder de mi mente.

En retrospecto, estaba horrorizada de los errores que había cometido. Constantemente había estado pensando fuertemente una y otra vez en las tragedias que me habían sucedido sólo para atraer más tragedias – herpes, infección bacteriana, una caida de cabeza en las escaleras. Me causé bloqueos al ser rígida y controladora, y sellé my destino al definirme como persona enferma. Mis errores fueron impulsados por mi miedo y por reforzarlos al mismo tiempo. Capas más profundas revelaron patrones profundamente arraigados de auto sabotaje y reacciones emocionales que eran mucho más difíciles de romper.

A través de todo eso, insistí ferozmente en que volvería a la altura anterior de mi carrera profesional. Recobraría mi verdadera identidad. Cuando la enfermedad me hizo caer de rodillas y me forzó a dejar de trabajar, la angustia era agobiante.

Pero como muñeca de trapo con el relleno destrozado, tuve que elegir lo que regresaría y por lo tanto reconstruirme en una mujer más fuerte y más sabia.

Las dificultades en la vida no significan volver a lo que éramos sino a continuar con lo que se supone que tenemos que ser. Y es sólo con la valentía de abandonar los patrones de toda la vida y hasta nuestra identidad que ocurre la verdadera transformación. Llamémosla “amor duro” espiritual.

REFORMANDO, REENTRENANDO, REFLEXIONANDO

Con diligencia, paciencia y bondad, corregí, reformé y reentrené cada pensamiento, palabra y creencia para nutrir y reflejar una nueva yo. Y el ave Phoenix se levantó de las cenizas de la época de tinieblas. Tropecé, caminé y luego volé. Sólo necesitaba un eje de actitud para encontrar un nuevo camino.

¡Qué milagros puede traer la flexibilidad de la creencia! De los retos de la vida vemos que la adversidad y la felicidad no siempre son opuestas entre sí sino parte de una danza, cada evento alimentando al otro en una escala de crecimiento y expansión siempre ascendiente.

El saber que siempre hay un beneficio aumenta nuestra determinación de escarbar más profundamente; el descubrir el propósito detrás del dolor trae justificación, y con cada éxito ganamos sabiduría, resistencia y confianza.
En su libro, “Where is the Gift?” (¿”Dónde está el Regalo?”) Caroline Shearer dice, “Cuando reconocemos que nuestras historias son representativas de nuestros desafíos y que estos desafíos son indicadores sólidos que nos llevan a una mayor paz y amor, podemos manejarlos mejor psicológica y emocionalmente y también superarlos más fácilmente.” No cabe duda que mi épocas de tinieblas fueron guias directas para que me convirtiera en co-creadora con el universo.

Las adversidades en la vida – enfermedad mental o física, heridas, asuntos de relaciones o financieros – producen incredulidad y angustia que pueden cambiarse en fe y confianza en que el universo está operando para tu mayor beneficio. Hay una lección proveniente de una fuente superior hecha a la medida de tu nivel de crecimiento. Borra la necesidad de saltar a una solución y entérate de que hay posibilidades infinitas disponibles para ti.

PREGUNTATE A TI MISMO

• ¿Estoy empeorando un problema al ser controlador o crítico?
• ¿Qué puedo traer a esta experiencia que mejorará mi poder personal o elevará mi conciencia?
• ¿Cuál de mis fuerzas actuales puedo usar para superar este problema?
• ¿Puedo cambiar de actitud, creencia o reacción, aún cuando no sea mi respuesta inicial?
• ¿Tengo la responsabilidad de solucionar este problema o tengo que dejarlo ir y observar la lección?
• ¿Es esta una advertencia, un anuncio de que se requiere un cambio?

Estas lecciones representan nuestra razón para tomar forma física y nivelar nuestro camino a una conciencia más elevada. Es probable que hayan llegado a nuestras vidas en el pasado en distintas formas y escenarios, comenzando con un suave tirón en la manga y, cuando las ignoramos, llegando a un punto de debilitación.

¿No puedes encontrar la lección? ¿Dónde sientes el tirón? ¿Dónde está la fricción, el desequilibrio de energía, la falta de fluidez? Olvida la necesidad de tu ego de tener siempre la razón y haz esto que es profundo y que puede ser incómodo: mira dentro de tu alma donde la lección puede estar expuesta.

La lección con frecuencia vendrá con un destello de reconocimiento y te recompensará con un escalón más en la escalera de autoconciencia.

Los verdaderos regalos son las cosas que nos transforman. Yo trascendí la adversidad cuando me abrí a nuevas posibilidades, abandoné viejas creencias y puse en alineamiento mis pensamientos y palabras para atraer la abundancia del universo. Conscientemente reconstruí una nueva identidad y tomé mi poder cuando me abrí a la presencia elevada que se expresa a través de mi.

COMPARTIENDO PRACTICAS ESENCIALES

Yo soy la mensajera que va esparciendo estas verdades, habiéndoseme otorgado la valentía para asumir la tarea, la determinación de pasar por todo eso y la capacidad de reconstruirlo todo y saber que dije sí a esta tarea antes de tomar forma física.

Mi único deseo es compartir mi buena fortuna con todo el que esté afligido, sembrar la semilla más ampliamente enseñando a otros. Soy el ejemplo de su tremenda efectividad y comparto estas tres prácticas esenciales:

TOMA TU PODER

• El bienestar básico comienza contigo.
• Se tu máxima prioridad en tu vida.
• Construye un muro de autoestima que no pueda ser destruido por la opinión o juicio de ninguna otra persona.
• Sabe que siempre estás evolucionando y construyendo aún con errores y fallas del pasado.
• Dale más importancia a ser genuino que a encajar.
• Haz las cosas que te hacen sentir más grande.

SE LA MAXIMA AUTORIDAD DE TUS PENSAMIENTOS

• Tenemos la libertad de elegir nuestros pensamientos, por lo tanto, elige los mejores.
• Desarrolla una práctica de meditación diaria. Junto con otros numerosos beneficios hace tu mente más flexible y receptiva a cambios en los patrones de tus pensamientos.
• Fíjate en lo que piensas. Cada pensamiento y palabra tiene el poder de ayudarte o dañarte. Elige sólo pensamientos positivos, de amor de alta frecuencia, agradecimiento e inspiración.
• Rompe los patrones de creencias de limitación o diálogos internos negativos. Permite tu expresión completa.
• Fíjate en las palabras de Ernest Holmes, “La Vida es un espejo y reflejará al pensador lo que éste piense de ella.”

CONSTRUYE CON EL AMOR UN ESPACIO DE SANACION

• Nuestra sanación procede de la fuente de un centro tranquilo.
• Funcionar con el amor como base borra la fricción en la vida, fortalece el sistema inmunológico, crea tranquilidad y produce un nivel más profundo de sanación.
• La presencia del amor es la presencia de la Divinidad como tu socio y co-creador.
• El amor eleva tu frecuencia para capturar la abundancia divina del campo universal.
• En el fondo de tu corazón siempre estás seguro, siempre eres amado.

Las prácticas tradicionales de sanación y los gurús de autoayuda se dedican a los síntomas pero la verdadera sanación y el crecimiento vienen desde adentro. Lo que aprendes a hacer por ti mismo es el ungüento amplio y completo.
Meredith Young-Sowers de la Stillpoint Foundation enfatiza, “Tú te enfermas de lo exterior, pero te sanas de tu interior.” Nuestras actitudes, pensamientos, reacciones emocionales y las condiciones ambientales crean desequilibrios de energía que conducen a la enfermedad o a la depresión pero tu trabajo interno de amor, poder y el manejo de tu mente te pueden sanar desde tu propio corazón.

RECLAMA TU REGALO

Confía en que el Universo está operando para tu mayor beneficio. Este proceso de buscar y descubrir es el trampolín a nuevos patrones de pensamiento y el cumplimiento de nuestro papel como co-creadores de una vida llena de la expresión divina de salud y felicidad.

El trabajo más duro con frecuencia nos trae las más grandes recompensas. Si esto pudo sucederme a mi, ciertamente puede sucederte a ti.

 


2020-11-24T12:34:25+00:00

¡Comparte este post con los demás!

Go to Top